NO A LA EXTRACCIÓN DE CACTUS DE SU HÁBITAT

NO A LA EXTRACCIÓN Y TRÁFICO DE CACTUS Y SUCULENTAS DE SU HÁBITAT
-Córdoba Enero de 2015-

cactus hábitat natural

En nuestro país, desde hace algunos años, se viene impulsando la colección y el negocio de cactáceas, llegando casi a carácter de masivo.

NO A LA EXTRACCIÓN DE CACTUS

 

Día a día aumenta la cantidad de personas que se interesan por las suculentas, atraídas por sus flores, por su valor estético, por su increíble adaptación a distintos ambientes, por su carácter exótico, por moda, para iniciar un pasatiempo o simplemente para relajarse.

Con la multiplicación de los coleccionistas y la demanda de especies en incremento, la extracción ilegal se ha vuelto más y más continua, llegando al punto de poner en riesgo de extinción o desaparición por completo de algunas especies.

Es común ver en las redes sociales imágenes de plantas de hábitat, traídas luego de un paseo, de unas vacaciones o por regalo de algún amigo. A ésto se suman aquellos que lucran con esta actividad extractiva y que sin miramientos, ofrecen por las redes sociales y páginas web plantas extraídas de distintos lugares del país.

En nuestro país, existen aproximadamente unos treinta y cinco géneros, que incluyen a unas docientas especies de cactáceas.

Éstas plantas tienen un alto porcentaje endémico, dentro de la flora de nuestro país, es decir, que solo existen en Arg.

Los cactus son depredados de diferentes formas, siendo la principal, la actividad humana: la construcción de caminos, desarrollo de ciudades y viviendas, minería, desarrollo de agricultura, entre otros.

También se han utilizado como alimentos, como forraje, para construcción, medicina, colorantes, pegamentos y un gran número de usos. Los animales también suelen depredar en la naturaleza a estas plantas, pero existe un equilibrio en ello y la incidencia es muy baja.

Analicemos el panorama de vida y reproducción de una cactácea: de los cientos o miles de semillas que puede producir un cactus, pocas serán las que germinen y prosperen.

Para ello, 1º la semilla debe caer un lugar óptimo con sustrato que le permita germinar, al abrigo de la planta madre o de algún arbusto. Luego deben darse condiciones necesarias para germinar, siendo las más importantes la humedad y temperaturas adecuadas, las cuales varían a lo largo del periodo vegetativo.

También te puede interesar:   Planta de navidad, Nochebuena - Cuidados, Cultivos y Secretos.

Con el pasar del tiempo, aquellas pocas que prosperen, seguirán en peligro por algún tiempo a causa de sequías, calores prolongados, herbívoros, enfermedades (hongos, bacterias, etc.).

Una vez desarrollada la planta, esta llegará a ser adulta y podrá producir flores y reproducirse para luego dejar su descendencia.
“Cuando uno extrae una planta de hábitat, se genera un gran daño tanto a la planta misma como al ecosistema”.

El ecosistema se beneficia con el individuo porque aporta perpetuidad a la especie, generador de descendencia y de variabilidad genética. También se generan simbiosis entre pequeños animales, insectos y otras plantas.

Además, forma parte de paisajes en lugares inhóspitos donde no logran crecer y prosperar otro tipo de vegetación. Estos lugares son en algunos casos, puntos de atracción para turistas y entusiastas que viajan hasta allí para visitarlos y conocerlos, generando ingresos para las comunidades aledañas.

NO A LA EXTRACCIÓN DE CACTUS

En cuanto a los daños a éstas plantas, son muchos y variados:
Cambiamos radicalmente su forma de vida y su ambiente porque son trasladadas muchos kms. a un ambiente distinto en el cual vivieron años con una cierta humedad relativa, vientos, exposición solar o a la sombra de un arbusto, régimen de lluvias, es decir, fenómenos a los que están acostumbrados y adaptados para ser confinadas a macetas en nuestro hogar.
A esto le agregamos los insectos, hongos, bacterias y virus con los cuales conviven en el hábitat y a los cuales han adquirido resistencia, pero no quizás a los nuevos con los cuales se encontrará en nuestro jardín. Lo más probable es que no sobrevivan a tantos cambios o faltas de cuidado.

Debemos prestar mucha atención a ciertos rasgos para reconocerlos:

-Un cactus de hábitat, posee espinas rotas y a veces de color grisáceo.
-Las aréolas (donde nacen las espinas) tienen poca lanosidad, sin brillo, apagadas y a veces casi inexistentes.
-Base de la planta: una planta de hábitat, con el tiempo, genera una especie de leñosidad en su base, de color marrón o grisácea.
-Generalmente hasta tiene restos de tierra del lugar de donde proviene.
-Se pueden ver espinas rotas y viejas en esa zona.
-La epidermis de la planta se ve lastimada, rajada, golpeada o con hoyuelos, debido a la intemperie donde los animales o las inclemencias del tiempo le generan daños.

También te puede interesar:   ¿Fertilizar cactus? 12 Consejos de fertilización de cactus

Estos, son algunos de los rasgos más comunes que se deben mirar antes de comprar una planta que no sea en un vivero. Pero, a veces los viveros también tienen plantas de hábitat.
Hay prestar atención a la relación tamaño/precio, si cuesta poco y es muy grande desconfiemos.

Los ejemplares de vivero, son de menor tamaño que las de hábitat, florecen a más corta edad y tienen un aspecto y sanidad excelentes.

La Convención Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres – C.I.T.E.S, Inició su tarea en 1973 y a partir de 1975 estableció un sistema de listados (apéndices) en los que se encuentran todas las especies que los países (partes), consideran que deben ser protegidos.

Su objetivo es prohibir el comercio internacional de esas especies y reglamentar y vigilar continuamente el comercio de otras que pueden llegar a estarlo.

Aquí, no existe ningún organismo que haga efectivo estas disposiciones ni que regule la extracción ni el comercio interno y local.

Por lo tanto, es muy importante que nosotros mismos, los coleccionistas, productores, dueños de viveros, regulemos de alguna manera el tráfico de plantas y ayudemos no adquiriendo aquellas que sean de hábitat o de dudosa procedencia.
No hay que ambicionar y pretender tener toda especie que nos gusta y YA!

Con esta pasión, debemos aprender a tener mucha paciencia y a NO OBSESIONARNOS. Si observamos LA NATURALEZA, en ella nada se hace apresuradamente.  Gus

Visto|Facebook Cactusgus


Es algo que venia sospechando desde hace algun tiempo, cactus autóctonos de tamaños considerables a precios irrisorios.

Otra forma mas de darse cuenta si estas comprando un cactus que fue extraído de su hábitat natural es:

Precio Vs Tamaño: Nadie en su sano juicio vendería un cactus grande a un precio económico.

Cultivar un cactus y que sea considerablemente grande lleva muchos años de vida por lo cual si el precio te parece extremadamente económico por favor ¡no lo compres!  

Imagen|Picassa